22 de junio de 2022

Familia de joven asesinado pide ayuda para hacer justicia

Cinco días alcanzó a estar privado de libertad el imputado por el homicidio de Ariel Romero Burgos, quien perdió la vida a sus 24 años, tras recibir un certero disparo con un rifle a postón.

Pese a que, en la audiencia de formalización, el relato del Ministerio Público logró convencer al Juez de Garantía de Los Andes, respecto del crimen y las incongruencias en la versión de la defensa, lo que derivó en decretar prisión preventiva por cuatro meses, mientras se desarrolla la investigación, lo cierto es que, tras la Apelación de su abogado, a la Corte en Valparaíso, se revocó la decisión y se ordenó la inmediata libertad. Esta situación tiene sumamente temerosa a la familia de la víctima, que, a menos de una semana del funeral, ya se decepcionó de la justicia.

Es una de las cosas que más preocupa a esta familia, puesto que el vivir tan cerca, ya ha derivado en ciertas amenazas según señalan. No saben a quién acudir, cómo pedir ayuda, donde buscar asesoría jurídica o al menos, algún tipo de protección y es que, tras su libertad, durante la jornada del martes se realizó una nueva audiencia para la revisión de medidas cautelares, definiéndose el arresto domiciliario nocturno, lo que, a juicio de la madre, hermana y amigos de Ariel Romero Burgos, constituye una burla.
Hoy los denunciantes aseguran que incluso el imputado tiene antecedentes incluso por delitos sexuales.


Estos días la familia del joven asesinado ha llegado hasta el frontis del Tribunal de Garantía en Los Andes como una forma de manifestación en torno al proceso judicial.

En cuanto a la determinación de la Corte de Apelaciones de revocar la prisión preventiva del imputado por el delito tipificado como homicidio simple, estaría fundamentada hasta ahora en el principio de que el imputado habría actuado eventualmente en “legítima defensa” al ingresar la victima sin autorización a su domicilio, cuestión que deberá determinarse en la investigación en curso de la causa, que también podría terminar en un homicidio culposo, conocido también como homicidio negligente o involuntario, que consiste en causar la muerte a una persona por una acción negligente.



TEMAS