6 de diciembre de 2022

En Los Andes lanzan campaña para la buena disposición final de las pilas

Las baterías están hechas de compuestos químicos sumamente dañinos y peligrosos. Como ejemplo, una sola pila de mercurio puede contaminar hasta 6 mil litros de agua, las alcalinas incluso el doble. Teniendo esto presente, el Rotary Club de Los Andes se unió con el municipio local, que a través de su unidad de sustentabilidad, lanzaron una campaña que busca propiciar una buena disposición final para estos elementos.

Un serio problema no solo para el medioambiente, sino que también para la salud de las personas y es que los tamaños de algunas de estas baterías las hacen ideales para que un niño o niña, las trague y eso, puede ser hasta fatal.

 
Por la composición de las pilas, estas no pueden ser recicladas para darles una nueva vida a los materiales y por eso es tan difícil encontrar lugares donde estén dispuestos a recibirlas. La idea acá es evitar que lleguen a los vertederos, que sus compuestos contaminen las napas subterráneas y que eso, sea un perjuicio irreversible.

 
Esta campaña desplegó por la ciudad cerca de 20 puntos donde se están recibiendo las pilas, algunas de ellas la sede del Rotary club en calle Rodríguez 419, el municipio, el acceso principal al parque urbano, el punto verde, Los Liceos Max Salas y América, el Centro Cultural, el hospital andino, la biblioteca municipal y la clínica Río Blanco.

La idea es que, de aquí a marzo, las familias, entre vecinos, compañeros de trabajo, etcétera, junten sus pilas en botellas y luego las lleven a estos centros de acopio.

TEMAS